¿Quieres construir tu propio proyecto vital? Tú también puedes ser asesor financiero

¿Recuerdas qué querías ser de mayor? Si te lo volvieran a preguntar, ¿qué responderías? ¿Te imaginas siendo tu propio jefe? 

Aunque pueda parecer irreal, esa profesión existe: el asesoramiento financiero se basa en acompañar a los ahorradores a lo largo del camino para que alcancen sus metas y objetivos. 

En Banco Mediolanum esa figura se llama Family Banker y cuenta con el respaldo de la entidad, que ofrece a cada asesor financiero una amplia formación y todas las herramientas que necesita. 

Aquí, nueve Family Banker reales te lo explican en 3 minutos. ¡Dale al play!: 

Qué significa tener a tu lado a un Family Banker

 Un Family Banker es sinónimo de tranquilidad, porque significa contar con el apoyo de un profesional de las finanzas altamente formado. “Se trata de apoyar a los clientes y a las familias a tomar decisiones financieras que les ayuden a conseguir todos sus objetivos financieros presentes y futuros”, explica Ángeles, Family Banker con Banco Mediolanum desde hace más de 15 años.

“Es más que un asesor financiero ―apunta Francina, Family Banker―, porque se acaba convirtiendo, de verdad, en la persona de confianza”. Un compañero de viaje en la consecución de tus ilusiones del cliente. ¿Cómo? Realizando una planificación financiera, una estrategia de ahorro e inversión a medida. 

“Ser Family Banker es emprender en banca: es la manera de tratar a los clientes, de asesorar, es libertad de decisión.”

Además, sabe cómo gestionar las emociones en los momentos de incertidumbre de los mercados para evitar que tomemos decisiones que perjudiquen nuestro ahorro. “El mundo financiero es cada vez más complejo”, explica Susana, Family Banker desde 2005. Por ello, la figura de un profesional de las finanzas formado y de confianza es cada vez más imprescindible. 

Qué significa ser Family Banker

Para ser Family Banker hay que tener vocación de servicio al cliente, velar siempre por sus intereses. Significa disfrutar de tu profesión mientras cuidas de sus ilusiones. 

Ser Family Banker es emprender en banca. Y emprender es crear, es diseñar tu día a día, tu manera de tratar a los clientes, de asesorar, es libertad de decisión. Es una manera de vivir, un proyecto vital. Si aspiras a esto, ¡no lo dudes!

Además, como dice Josune, Family Banker desde 2003, necesitas tener “capacidad de visión” para ser asesor y preguntarte… ¿Cómo te gustaría vivir? ¿Cómo te ves en cinco años? ¿Y en diez?

Ser Family Banker es el gran valor diferencial de Banco Mediolanum. Tú también puedes serlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 1 =