Llega MiFID II: ¿qué cambios normativos te afectan como ahorrador?

Llega MiFIDII

¡Entramos en el 2018 con novedades! Y es que acaba de entrar en vigor la MiFID II, una directiva europea para todas las entidades de servicios de inversión. Seguro que algo te suena, porque los medios especialistas en información económica llevan meses preparando el terreno. Sin embargo, muchos ahorradores aún desconocen en qué consiste y cómo les afectará.

¿Quieres conocer todos los beneficios que trae consigo la MiFID II? ¡Hoy te los explicamos! Tú también los vas a notar, ¡te interesa!

¿Qué es la MiFID?

La MiFID (las siglas en inglés “Market in Financial Instruments Directive”) es una directiva sobre mercados de instrumentos financieros que entró en vigor en 2007 y que creó un marco regulatorio homogéneo de los mercados financieros en los países de la Unión Europea. Este año estrena una actualización, la MiFID II, que tiene como objetivo incrementar la protección del inversor/ahorrador.

“¿Quieres conocer los beneficios de MiFID II? Tú también los vas a notar, ¡te interesa!”

¡Desde Banco Mediolanum recibimos esta noticia con los brazos abiertos! ¿Por qué? Pues porque somos una entidad con más de 35 años de experiencia poniendo el cliente en primer lugar. Y es que, con esta nueva normativa, además, se reforzarán aún más nuestros principales valores: propuestas financieras que respondan a las necesidades de nuestros clientes, claridad en la gestión del ahorro del cliente, alta formación de los asesores…

¿Qué novedades aporta MiFID II para los ahorradores? 

Las principales, que afectarán a los ahorradores/inversores y que entraron en vigor el día 3 de enero de 2018, son tres:

“¡Desde Banco Mediolanum recibimos la MiFID II con los brazos abiertos!”

  1. La transparencia total en la información que se ofrece al cliente y en los costes de los productos y servicios de inversión contratados, exigencia que nuestros Family Bankers® ya cumplen al informar de las propuestas de inversión a sus clientes.
  2. Una certificación de los asesores financieros que acredite una alta formación en el mundo de los mercados y las finanzas, requisito que para nosotros siempre ha sido una prioridad.
  3. Y que cada entidad financiera defina su modelo de banca: modelo de comercialización (ofrece productos para que el cliente escoja) o de asesoramiento (ofrece propuestas personalizadas según las necesidades y objetivos del cliente para que este elija entre ellas). Cada entidad deberá informar a sus clientes del modelo de banca elegido y, en el caso de escoger el modelo de asesoramiento, el cliente deberá firmar un contrato.

En definitiva, MiFID II afianza nuestra innovadora forma de hacer banca para ofrecer la mayor protección posible al inversor. ¡Bienvenida, MiFID II!

Si te ha gustado este artículo, quizás pueda parecerte interesante este otro: Con la ilusión e imaginación de Marta te deseamos ¡feliz Navidad!